Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 56 Edición 2008  > Diario del Festival > Miika Soini: «Me interesan las historias de personas mayores»
Diario del Festival » ZABALTEGI-NUEVOS DIRECTORES
Miika Soini: «Me interesan las historias de personas mayores»
THOMAS
Sábado, 20 de septiembre de 2008

Thomas es una tierna historia basada en un relato del novelis­ta noruego Kjell Askildsen, Últi­mas notas de Thomas F. para la humanidad. “El primer motivo que me llevó a rodarla fue el per­sonaje”,dice Miika Soini.“Si ten­go que elegir entre un joven de 20 años y un señor de 83, elegi­ré el segundo. Me interesan las historias de personas mayores porque tienen más experiencias que contar”.

Otra de las razones que im­pulsó al joven realizador a es­coger este tema para su primer largometraje fue la problemá­tica que existe con la soledad entre la gente mayor en Finlan­dia. “Cada dos días un anciano se suicida en mi país, es un verdadero problema. De hecho, mi siguiente película la protagoni­za una mujer de 72 años que vi­ve entre Helsinki y París”.
Thomas, interpretado fabu­losamente por el veterano actor Lasse Pöysti, es un anciano viu­do, que no tiene a nadie con quien relacionarse. Sus largos dí­as consisten en juegos de aje­drez sin oponente, en copas de vino solitarias en cafeterías, en paseos que ocasionalmente introducen personajes que van añadiendo pequeños detalles sin desvelar el secreto de la vida pa­sada de Thomas: su mujer.

La música clásica orquestal, compuesta en parte por el joven Lasse Enersen, tiene una gran importancia a la hora de marcar el tempo en la rutina de Tho­mas. “Hubo escenas que roda­mos de acuerdo con la duración de ciertas piezas”.
Para Soini se trata de una historia de amor, de “cómo al­guien tiene que sacrificar al ser que más ha querido para libe­rarlo de un sufrimiento”. Nadie entiende al anciano, ni siquiera su hija o sus compañeros, por eso evita todo contacto con ellos.

Kaurismaki y Andersson
Sin caer en los tópicos, el debut de Soini recuerda a una versión menos agria de su compatrio­ta Aki Kaurismaki, del que se confiesa admirador. “Me gusta su manera de contar las histo­rias y sus encuadres”. Sin em­bargo, se siente más cercano al realizador sueco Roy Ander­sson. “Trabajé con él durante dos años en el Departamento de Arte haciendo los decorados pa­ra You, the Living (2007). De he­cho, el mismo equipo ha traba­jado para Thomas”.

Soini se declara fan de An­dersson. “No quiero copiar, pe­ro me encanta la manera de re­tratar el mundo que tiene y cla­ro que es una influencia. Fue un privilegio y un placer trabajar con él”.

El realizador y Janne Wrigs­tedt, el productor, empezaron a trabajar en una película para TV, de una hora de duración, pero al darse cuenta de que podía tener filón en festivales, la convirtie­ron en un largometraje de cine. “La alargamos a 73 minutos, a pesar de contar con un presu­puesto para una película de 30 mins: 197.000 euros, 10 días de rodaje”.

“Creo que hemos batido al­gún tipo de record, pero aún no sé decir cuál”, bromea el direc­tor. “Ahora queda lo más difícil”, recuerda el productor, “conse­guir distribuidor. ¿Podrías men­cionar que estamos libres en el artículo?”
A.R.

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar