Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 56 Edición 2008  > Diario del Festival > Sobrevivir en el barrio
Diario del Festival » ZABALTEGI-NUEVOS DIRECTORES
Sobrevivir en el barrio
EL TRUCO DEL MANCO
Domingo, 21 de septiembre de 2008

Lo primero que llama la aten­ción de El truco del manco es la naturalidad y la frescura de la mayoría de sus intérpretes, seguramente porque no tienen que hacer un gran esfuerzo pa­ra imaginarse las situaciones que deben representar. La pe­lícula muestra un barrio duro, lleno de yonquis, traficantes y manguis, pero también de gen­te que pelea para salir adelan­te, gente con ilusiones y pro­yectos. Con estos elementos se podría haber construido una historia de superación con final feliz, pero el debutante Santia­go Zannou esquiva hábilmente todos los riesgos y no escatima recursos para mostrar lo jodi­do que es vivir en determina­das zonas de algunas ciudades, aunque la amistad y la solida­ridad siempre pueden ayudar a sobrellevar mejor las miserias y los problemas.

Hay gente a la que se le me­te una idea en la cabeza, un pro­yecto, y no para hasta que lo consigue. El protagonista de esta película, El Cuajo, excelente-mente interpretado por Juan Manuel Montilla “El Langui”, es de esa especie, alguien que, a pe­sar de no contar con medios, se empeña en montar un estudio musical donde poder grabar la música que le gusta. Para poder conseguir su sueño él y su colega se tendrán que meter en mil trapicheos y negocios no muy claros, todo ello en un ambiente que, aunque sea el que se ha pa­teado desde crío, siempre es pe­ligroso, un ambiente, por otra parte, que invita constantemen­te a la huida, y la huida más sen­cilla es para muchos el chute de jaco o el chino de coca.

En muchas ocasiones cos­taba creerse las historias de drogas, yonquis y camellos hechas por aquí, pero con esta película ocurre lo contrario, uno se cree todo desde que los perso­najes abren la boca. Hay lógica en su forma de hablar y de mo­verse, en sus trapicheos, en su actitud hacia la vida, en su lucha por la supervivencia. Todo es ve­rosímil, incluido el papel reden­tor de la música, pero también es absolutamente creíble la vio­lencia que persigue a estos per­sonajes, unos personajes que se rebelan ante la condena que pa­rece haberles impuesto el des­tino. Al ver historias como El tru­co del manco uno se acuerda de datos y estadísticas como los que muestran la diferencia de la esperanza de vida en barrios de Madrid separados por muy po­cos kilómetros. Y en el barrio que nos muestra de forma tan pre­cisa Santiago Zannou no parece que la esperanza de vida sea de las más altas.
M.B.

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar