Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 56 Edición 2008  > Diario del Festival > El lobo estepario
Diario del Festival » JAPÓN EN NEGRO
El lobo estepario
THE BEAST TO DIE (YAJU SHISUBESHI, 1980)
Domingo, 21 de septiembre de 2008

“Cuando un japonés se viene abajo, cerrará la ventana y se matará; cuando un americano se viene abajo, abrirá la ventana y matará a algún otro”. Estas palabras, extraídas del guión de Leonard y Paul Schrader para el filme Yakuza (Sydney Pollack, 1975), guardan más relación con tiempos pretéritos que con la realidad del reconstruido Japón de posguerra. La occidentalización, o más bien, americanización de los usos y costumbres se impuso, llegando hasta el sub­consciente, que diría Wim Wenders. Un diáfano exponente del nuevo signo de los tiempos lo encontramos en The Beast to Die y en su personaje central, Date (Yusaku Ma­tsuda), cuya condición de fotógrafo y corresponsal en con­flictos bélicos (Angola, Vietnam, Líbano, India) no sólo le ha­ce ver la auténtica cara del horror, sino además recono­cerse en ella.

A su vuelta al Japón, como Travis Bickle en Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976), Date encontrará su particular ata­úd en su lujosa casa de diseño, viviendo aislado y caminan­do como un muerto. Sus ojos únicamente adquieren vida, o un simulacro de ésta, al matar con una pistola robada a un policía, ya sea atracando un casino de la yakuza, o una muy protegida sucursal bancaria. Momentos en los que al apre­tar el gatillo y cercenar una vida alcanza el éxtasis buscado. “La bala detiene el tiempo”, manifiesta arrebatado.

Una espiral de violencia, del exterior al interior del psi­cótico Date, que Toru Murakawa plasma de manera fría, se­ca, distanciada, con frecuentes planos generales que nos ofrecen una óptica más propia de cámaras de seguridad que de cinematográficas. Amén del uso de hilos musicales co­mo banda sonora diegética para reflejar y denunciar una so­ciedad que, para el mentor de Toru Murakawa, el director Kinji Fukasaku, “cada vez se vuelve más aséptica”.
Ignacio HUIDOBRO

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar