Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 58 Edición 2010  > Diario del Festival > Siegel en las trincheras
Diario del Festival » DON SIEGEL
Siegel en las trincheras
CHINA VENTURE / COMANDO / THE LINEUP
Martes, 21 de septiembre de 2010

Adiferencia de su compañero de generación Sam Fuller, toda una autoridad en el cine bélico hasta el punto de que redactó un decálogo del mismo, Siegel sólo hizo dos películas de guerra. La primera, China Venture (1953), está ambientada en el invierno de 1944 y rodada en una selva de estudio que simula los agrestes parajes de China donde los señores de la guerra de aquel país se vendían al mejor postor, fuera japonés o estadounidense. La segunda, Comando (1961), se desarrolla también en el invierno del mismo año, pero ahora en el frente francés, en la Línea Sigfrido, por lo que la selva china recreada en un plató de serie B es sustituida por un decorado de túneles, bunkers y rudimentarias construcciones.

China Venture es itinerante. Comando es sedentaria.En el filme ambientado en parajes chinos, un grupo muy poco ortodoxo debe recorrer la selva en busca de un oficial de inteligencia japonés capturado por los guerrilleros y que posee información vital. El grupo está formado por un rudo soldado ascendido a oficial en tiempo de guerra (Edmond O’Brien), un médico que no puede operar porque tiene herido el brazo (Dayton Lummis), una ayudante sin experiencia que debe curar las dos vértebras rotas del valioso prisionero (Jocelyn Brando, hermano de Marlon) y un oficial de inteligencia que nunca ha estado en el frente (Barry Sullivan).

En Comando, por el contrario, una patrulla de cinco soldados norteamericanos y uno polaco deben defender como pueden su posición de los ataques alemanes. La sequedad del filme recuerda bastante al Fuller bélico, pero no así la configuración de algunos de sus personajes: Steve McQueen, recién salido de Los siete magníficos como otros de los actores de Comando, James Coburn, encarna al soldado individualista y soberbio que cada mañana levanta la cabeza y se pone de perfil en la trinchera para convertirse en blanco humano y comprobar de este modo si hay enemigos cerca.

Lejos de las trincheras bélicas, The Lineup (1958) se ubica en otras trincheras, las de la delincuencia organizada. Eli Wallach es un matón que disfruta con el odio. Su cometido es recuperar las partidas de droga que han sido introducidas en las maletas de incautos turistas cuando éstos salen del aeropuerto de San Francisco. El inicio de la película es un verdadero torbellino, hasta el punto de que ni los personajes ni los espectadores saben a ciencia cierta qué está pasando: una maleta robada, un policía atropellado, un ladrón tiroteado… Siegel ofrece enseguida una cierta pausa y hace que las piezas vayan encajando entre el documento de los planes criminales, la violencia espasmódica y la cotidianidad de los agentes encargados del caso.

Quim CASAS

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar