Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 59 Edición 2011  > Diario del Festival > No es cine para viejos
Diario del Festival » NOTICIAS
No es cine para viejos
Viernes, 16 de septiembre de 2011

Pura filosofía de cantera: el Zinemaldia necesita sangre fresca, que no es lo mismo que sangre fácil. Savia joven de e sa que aunque tenga la cartera hecha un asco y el c ontrato de trabajo de cualquier manera menos blindado, sea capaz de asumir los riesgos, los vértigos, los abismos a los que con la cámara al hombro, digital, HD o de móvil, se as oman, desde todos los distritos del festi, creadores de su edad y su filosofía vital. De ahí que , gracias a Gaztekutxa, las entradas puedan llegar a costar hasta un solo euraco (las subtituladas en euskera). De ahí,que a los más pequeñajos ( esos yonquis de Bob Esponja) se les mime con títulos tan macanudos como Une vie de chat, lleno de gentes y animales que no son, precisamente, política y policialmente correctos.

Sangre fresca en el Zinemaldi. Somos 150.000 espectadores pero hay que renovar banquillos y alineaciones. Porque quien tiene la sangre en ebullición luce los ojos bien abiertos y la mente expandida hasta el horizonte y más allá. Tan ilimitada como para degustar ese Verbo de Chapero Jackson.Y no porque estén El Duque y Macarena Gómez, que también, sino porque huele a city, a spray de graffiti, a sudader a con capucha, a subterráneos, a viajes hacia dentro y hacia fuera de uno mismo. El mismo olor de Asalto al cine, que rapea por los claroscuros de México.

Cerebro y ojos sin orejeras para disfrutar como no lo harán los de cuarenta para arriba con Puzzled Love, una docena de cortos sobre el amor y otros goces y desgarros contados por criaturas como vosotros, alumnos de la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya.

Queremos gentes con acné cinematográfico para que se atrevan con Scars y vayan por ahí diciendo que ellos vieron la de Fresnadillo, Intruders, el día de la inauguración del Zinemaldi (hoy, exactamente). Gente capaz de entender por qué Sebastián Meise y Renato Pérez Arancibia,autores de Stillleben y Anónimo, sienten más simpatía por el personaje supuestamente criminal que por lo s cumplidores con la ley y el orden que le rodean. Queremos espectadores libres de ataduras, de esos que tras los derrapes y el olor a gasolina revolucionada y trucada de Drive encuentren cine de 24 kilates de platino. Gente que se choque con el miedo, la pasión, los países emergentes y las abuelas que todos soñamos tener (y acaso tengamos). Gentes para quienes Fellini no signifique nada y por eso vayan a conocerle en la exposición de San Telmo. Chicos, chicas que de pr onto encuentran el lazo de unión entre Sistiaga en el Koldo Mitxelena y Méliès en elVelódromo: los dos pintaban el celuloide.Ydespués de haberlo de scubierto, marcharos a ver si os toca una entrada para la fiesta en Bata, Bataplán. Y si no, vuelta a las tinieblas de las salas, que aún no hemos visto ni Miss Bala ni Texas Killing Fields.

Sangre fresca que corre por venas de celuloide joven.

Begoña del Teso

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar