tve movistar+
Patrocinadores
Oficiales
65 Festival de San Sebastián
22/30 Septiembre 2017 - #65ssiff

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 61 Edición 2013  > Diario del Festival > A la altura de las hormigas
Diario del Festival » ZABALTEGI
A la altura de las hormigas
MINUSCULE
Sábado, 21 de septiembre de 2013

Una colonia de hormigas intenta salvar los restos de un picnic con la ayuda de una mariquita. A través de corrientes de agua, de vados y de saltos, consiguen llegar a una orilla del río pero, cuando intentan trasladar los terrones de azúcar a un lugar seguro, se topan de frente con las temibles hormigas rojas, enemigas acérrimas y terribles, capaces de cualquier cosa con tal de conseguir una migaja del botín. Una serie de peripecias y aventuras, dignas de una película de Indiana Jones en miniatura, favorecerá una fuerte amistad entre una hormiga y la mariquita.

Minuscule, una de las cintas de animación más esperadas del año, es una deliciosa aventura a ras del suelo, con protagonistas mínimos, mundos invisibles y una enorme cantidad de sensibilidad hacia la naturaleza. Una de las características más remarcables de la cinta es la mezcla de escenarios reales y animados. Con el fondo de rodaje de paisajes del parque natural de Mercantour, al norte de Niza y cercano a los Alpes italianos, los productores han conseguido, con un presupuesto razonable en este sector de diez millones de euros, dar una enorme credibilidad al minucioso trabajo de animación del director Thomas Szabo. Sobre este fondo real, que a menudo resultó un problema ya que hubo que evitar cualquier incursión en la grabación de insectos de verdad, los personajes mudos creados por los dibujantes resaltan como pequeñas luciérnagas en un jardín.

Gracias a una sugerente banda sonora con tintes épicos, y a un rodaje que los propios productores califican de “minimalismo sofisticado”, este film muestra la existencia de un espacio entre la animación típicamente americana y la ingente producción japonesa. Un espacio que reivindica una intención de mimar las historias, con una delicadeza que huye de la grandilocuencia de los efectos especiales y, al mismo tiempo, con una enorme sensibilidad hacia los detalles y la ambientación.

A.B.

 

Patrocinadores Oficiales:
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones

Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar