tve movistar+
Patrocinadores
Oficiales
65 Festival de San Sebastián
22/30 Septiembre 2017 - #65ssiff

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 61 Edición 2013  > Diario del Festival > Corcuera: «La mejor forma de contar el Perú es cantarlo»
Diario del Festival » ZABALTEGI
Corcuera: «La mejor forma de contar el Perú es cantarlo»
SIGO SIENDO (KACHKANIRAQMI / I'M SITLL (KACHKANIRAQMI)
Martes, 24 de septiembre de 2013

Kachkaniraqmi es una palabra del dialecto quechua que contiene un intenso significado: “A pesar de todo, aún somos” y también “a pesar de todo, aún sigo siendo”, porque en quechua no existe el singular y el plural”. Javier Corcuera escogió este concepto que en trece letras recoge identidad y resistencia para titular su última película, que se estrena hoy en Zabaltegi. “Es, además, un saludo entre dos personas que se dejan de ver un tiempo largo y se encuentran por la calle, y es como decirse: sigo siendo el mismo, aún soy a pesar de todo. Es una palabra que tiene mucho que ver con la identidad, con seguir siendo lo que eres”, completa el cineasta peruano.

El documental Sigo siendo "Kachkaniraqmi es, según su autor, “una película de historias de vidas”, las existencias de músicos de las “diferentes naciones del Perú” en un viaje para explorar la identidad nacional. “El Perú es un país plurinacional, donde existen muchas identidades, muy sólidas, muy fuertes, que a veces se tocan, y se mezclan, pero sobre todo es un país donde esas identidades están ocultas, por eso se podría decir que es una película sobre un país oculto”, desvela.

En esta coproducción entre Perú y España, el cineasta ha acompañado a los músicos, que emigraron del interior del país y ahora vuelven a sus casas, donde nacieron, compusieron sus primeras melodías y se hicieron músicos y para él mismo ha supuesto un viaje de regreso. “Vivía fundamentalmente en Madrid, pero como he tardado un montón de tiempo en hacer la película, es con la que más he tardado (cuatro años), me he ido quedando en el Perú y de alguna manera ha sido un retorno a mi país también”, explica.

Además de mostrar lo invisible, guerras, enfermedades o situaciones escondidas, de manera deliberada o no, otro rasgo del cine de Corcuera es la presencia de la música. “Todas mis películas han sido muy musicales, siempre he sido un amante de la música y a la hora de abordar esta historia para contar el Perú, cuando me planteé desde dónde contarlo, me pareció que era mejor cantarlo directamente. Porque las músicas popu- Kachkaniraqmi es una palabra del dialecto quechua que contiene un intenso significado: “A pesar de todo, aún somos” y también “a pesar de todo, aún sigo siendo”, porque en quechua no existe el singular y el plural”. Javier Corcuera escogió este concepto que en trece letras recoge identidad y resistencia para titular su última película, que se estrena hoy en Zabaltegi. “Es, además, un saludo entre dos personas que se dejan de ver un tiempo largo y se encuentran por la calle, y es como decirse: sigo siendo el mismo, aún soy a pesar de todo. Es una palabra que tiene mucho que ver con la identidad, con seguir siendo lo que eres”, completa el cineasta peruano. El documental Sigo siendolares son la seña de identidad que más fibras mueve, que más toca. Pensé que cantar el Perú era la mejor forma de narrarlo”, reflexiona. El lenguaje musical no tiene contrincante como depósito de memoria. “En la música y la poesía popular está todo el sentimiento de los pueblos, son las señas de identidad más fuertes; uno nunca olvida las canciones que aprendió”, precisa Corcuera. Para comprobarlo, hoy, a partir de las 22.00 horas, tras el pase, se celebrará en el bar Alboka (Easo 39) un concierto de dos cantantes que aparecen en el filme: Sara Van y Consuelo Jerí.

Sigo siendo se conforma, sobre todo, como un canto a la vida y a la gente que, de acuerdo a los protagonistas, “le dan más vida a la vida”, como los músicos. Y para hablar de la vida, no puede dedicarse solo a narrar el pasado y, por eso, Corcuera se empeña también en dibujar “el presente y sus retos”, cuestiona “lo que sucede hoy en el Perú” y menciona las “esperanzas”, cristalizadas en la idea de que “el Perú es un sueño posible”.

R.P.

 

Patrocinadores Oficiales:
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones

Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar