tve movistar+
Patrocinadores
Oficiales
65 Festival de San Sebastián
22/30 Septiembre 2017 - #65ssiff

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 61 Edición 2013  > Diario del Festival > Crueldad y ternura
Diario del Festival » NAGISA OSHIMA
Crueldad y ternura
MERRY CHHRISTMAS, MR. LAWRENCE / FELIZ NAVIDAD, MR. LAWRENCE
Martes, 24 de septiembre de 2013

En 1983, hace exactamente treinta años, David Bowie arrasaba con su gira Serious Moonlight, Takeshi Kitano se había consolidado como una institución del humor manzai formando parte del dúo The Two Beats y Ryuichi Sakamoto se despedía del grupo Yellow Magic Orchestra para seguir en solitario su carrera musical. Tres talentos de marcada personalidad que, con el acompañamiento del actor Tom Conti, formarían ese año el inusual cuarteto protagonista de Merry Christmas, Mr. Lawrence, la película que Nagisa Oshima realizaba tras cinco años de silencio después de El imperio de la pasión.

El filme hace pensar en una versión de El puente sobre el río Kwai escrita por Mishima. En primer término, Merry Christmas, Mr. Lawrence narra la atracción sexual que siente el capitán Yonoi (Sakamoto) por el recién llegado prisionero Celliers (Bowie), una turbación que arranca en el plano de acercamiento al japonés en la escena del juicio y concluye con su desmayo al ser besado públicamente por el británico en una secuencia memorable. Pero hay otros muchos temas, abordados con penetración por Oshima: el choque de culturas, el código de honor (con ecos del samurái clásico), la violencia extrema (harakiris, decapitaciones…) e incluso, en sordina, la amistad, pues otro de los ejes del relato es la relación entre el Lawrence titular (Conti) y el bruto sargento Hara (Kitano), una suerte de Victor McLaglen de ojos rasgados a quien Oshima dedica el conmovedor plano final; una relación que, como la obra entera, oscila entre la crueldad y la ternura.

JORDI BATLLE CAMINAL

 

Patrocinadores Oficiales:
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones

Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar