tve movistar+
Patrocinadores
Oficiales
65 Festival de San Sebastián
22/30 Septiembre 2017 - #65ssiff

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 61 Edición 2013  > Diario del Festival > David Mantecón: «En cine no hay banda sonora»
Diario del Festival » CINE En construcción
David Mantecón: «En cine no hay banda sonora»
Viernes, 27 de septiembre de 2013

David Mantecón es el sonidista de No Problem sonido (www.noproblemsonido. es) y participa desde el inicio de Cine en Construcción realizando la post-produccion de sonido de la película premiada. Le gustan los debates “sonoros” y quiere explicar por qué, aunque en inglés se dice sound track y en castellano no es raro escuchar “qué buena banda de sonido tiene esa película”, tal cosa no existe.

“En el cine es la relación entre imagen y sonido lo significativo. No la sucesión de sonidos, como en la música. El sonido significa a la imagen y viceversa. La misma imagen de una ladera boscosa se verá diferente si se oyen pájaros y tambores tribales, o el sonido de helicópteros que se acercan, o una voz en off que describe los árboles. Lo mismo ocurre a la inversa: el sonido de un tren sobre una pantalla oscura, o sobre el primer plano de los ojos de un chico que se mueven mirando o sobre el interior de una habitación sugiere ideas diferentes. En el primer caso podríamos estar dentro del tren; en el segundo, sería un chico que lo ve pasar y en el tercero, sabríamos lo que hay afuera de esa habitación. El cine narra con la unidad de la imagen y el sonido. Hay un diálogo de Aristófanes que lo muestra claramente: “¿Cómo dices? ¿No hace falta que oiga?” “No, no lo que vas a ver”. “¿Y tampoco hace falta que vea?” “No, no lo que habrás de oír”.

¿Podría dar algún ejemplo con Gloria, la última premiada?

Sí, Sebastián (Lelio, el director) quería dar la sensación de elipsis temporal con el sonido. Por ejemplo, cuando la protagonista está sentada en el auto esperando y escuchando música hay un corte de un plano medio a uno corto con la misma pose de ella, la misma luz, el mismo ruido ambiente… pero suena otro momento de la canción. Otro ejemplo es cuando ella está acostada en el suelo del salón de su casa y se marcan tres momentos con cambios sutiles en el ruido ambiente: primero una vecindad silenciosa, luego voces de chicos jugando y después pajaritos. La continuidad del ambiente con pequeños cambios precisa cuánto tiempo pasa, no son tres días sino una tarde.

Está claro que la relación significativa es entre la imagen y el sonido y no entre los sonidos entre sí. ¿Por qué entonces se habla de “banda sonora”?

Tal vez porque cuando yo empecé, hace 25 años, había que armar la banda de sonido pegando cada sonido uno a continuación del otro. Y se armaban tantas bandas como sonidos simultáneos había, cuidando de poner los sonidos similares, como los ambientes, la voz del mismo personaje, etc. en la misma banda. Yo venía de la música y sentía que era como armar la partitura de una orquesta, un pentagrama para cada instrumento. Y en la mezcla era el director de orquesta. Sin duda también hay algo de eso en el trabajo final del sonidista pero para trabajar solo con sonidos, para hacer realmente una banda sonora, me gusta componer música concreta.

 

Patrocinadores Oficiales:
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones

Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar