Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 62 Edición 2014  > Diario del Festival > Bailar juntos es vivir juntos
Diario del Festival » ZINEMIRA
Bailar juntos es vivir juntos
Five days to dance
Viernes, 19 de septiembre de 2014

Si las personas pueden bailar juntas, pueden vivir juntas”, es la premisa más importante de los coreógrafos Wilfried Van Poppel y Amaya Lubeigt y por lo que pusieron en marcha este proyecto: enseñar lo que la danza les puede aportar a los adolescentes. Ellos llevan años con este proyecto en Alemania, pero es la primera vez que lo realizan en Donostia, ciudad natal de Amaya.

“Más allá de adolescentes que se suben a un escenario, más allá de la danza, en esos cinco días pasan muchas cosas. Al introducir un lenguaje nuevo, las relaciones sociales cambian, los roles sociales establecidos y la forma de relacionarse de los adolescentes cambian”, es Rafa Molés quien se emociona hablándonos del proyecto que ha dirigido junto aPepe Andreu, Five Days to Dance, cinco días para bailar.

La película documental que este año inaugura la sección de Zinemira narra la historia de dos coreógrafos que llegan un lunes al colegio Larramendi de Donostia y anuncian a los alumnos que tienen cinco días para subir al escenario y bailar. “Uno de los retos para nosotros como documentalistas –porque la cámara no es tan rápida como el ojo– era plasmar en imágenes lo que allí estaba pasando. Y como afirman Wilfried y Amaya, en cuanto los jóvenes se ponían a bailar ya se veían atisbos de su personalidad. “Según pasaban los días sucedía algo muy curioso, nosotros habíamos elegido algunos protagonistas, pero conforme avanzaban las clases, esos protagonistas iban cambiando, algunos florecían de una manera increíble”, comenta Rafa. Con pequeñas diferencias, pero es curioso que tanto los adolescentes alemanes como los de aquí tienen los mismos tabúes con sus cuerpos. Les cuesta mucho tocarse para bailar, sobre todo a los chicos, pero es algo que van venciendo día a día. Tienen una semana para romper con los roles sociales preestablecidos. El proyecto ofrece una nueva visión de la sociedad mediante un lenguaje diferente.

“En el sistema educativo actual, hay chavales que de alguna manera se quedan más de lado, y sin embargo en este proyecto, esos mismos chavales se entregaban sobremanera. La importancia individualizada que les daban Amaya y Wilfried hacía que de algunos jóvenes surgiera un potencial brutal. Incluso ellos mismos desconocían ese potencial. Y el cambio no sólo se ha notado en los alumnos, también en los profesores y los padres. Muchos de ellos eran escépticos con el proyecto, de hecho, en un principio se creó hasta polémica”, afirma el realizador de Five Days to Dance, pero ahora ya tienen solicitudes para que este proyecto se realice en otros centros educativos, como por ejemplo en Pasaia en noviembre, y es que todo el mundo se ha visto seducido por el proyecto de estos coreógrafos. “Durante el rodaje muchos de los padres notaron que algo estaba sucediendo con los chavales, pero al ver el resultado están encantados de que sus hijos hayan sido los protagonistas de este proyecto tan didáctico”.

El objetivo del proyecto es promover un nuevo espacio de relación, adquirir valores como el respeto y el encuentro a través de la danza y considerar la construcción y la creación como un proceso compartido, por lo que San Sebastián 2016 se ha sumado a esta iniciativa. “Y además, algo queda después de esa semana bailando. Muchos descubren que se relacionan de forma diferente con sus compañeros. Ellos son conscientes de que el lenguaje de la danza también puede cambiar cosas de su vida y su personalidad. Es una bomba de relojería que introducimos de repente y ellos ven una forma de salir de su rutina y explayarse de otra manera. Es algo que luego les ayuda en su cotidianeidad”, cuenta el codirector Rafa Molés sobre Five Days to Dance. n.a.

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar