tve movistar+
Patrocinadores
Oficiales
65 Festival de San Sebastián
22/30 Septiembre 2017 - #65ssiff

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 66 Edición 2018  > Diario del Festival > ¿De qué no es capaz Danny DeVito?
Diario del Festival » Premios Donostia
¿De qué no es capaz Danny DeVito?
Domingo, 23 de septiembre de 2018

Ya desde niño pasaba todos los fines de semana metido en la sala de cine de su pueblo natal, Neptune en Nueva Jersey. Admiraba a los hermanos Marx y a Humphrey Bogart aunque entonces jamás pensó que acabaría siendo actor. Años después lo decidió, se puso a ello y no sólo acabó siendo actor, sino que hoy día ejerce de actor, director, productor y, en ocasiones, de guionista. Según Danny DeVito, que ayer recogió el Premio Donostia, el único secreto para haber logrado todo esto es lanzarse con decisión y tener confianza en uno mismo. “Me gusta dirigir, pero yo sobre todo soy actor”, quiere dejar claro casi desde un principio.

Este gran actor, que desde que llegó a San Sebastián no ha hecho otra cosa que desbordar simpatía y buen humor, recuerda haber visitado Santiago de Compostela cuando tenía 22 años. “Vine con mi sobrino a comprar una guitarra española y a una Masterclass. Pero resulta que mi hermana se confundió y el evento había sido un año antes”, recuerda entre risas.

El actor también ha venido a San Sebastián a promocionar Smallfoot,película de animación a la que pone voz, algo que ya ha hecho en varias ocasiones en su carrera. “Me encantan estas películas, que son para niños pero tienen un poso importante. Las películas así tienen esa parte de aventura y diversión, pero además aquí tenemos muchos temas, como la inclusión, la xenofobia, tener miedo de lo desconocido. Son cosas que me preocupan”, dice.

Y en esta ocasión además, no sólo ha puesto la voz del personaje protagonista en inglés, sino que lo ha hecho además en español, italiano, alemán y ruso, “fue como subir el Everest. Pregúntame si lo haría otra vez... Creo, además, que ¡he estropeado todos los idiomas!” y lo dice todo de tal manera que seguimos viendo en él, a ese personaje entrañable, divertido y humilde, que descubrimos es también como persona. Y ni siquiera parece ser consciente de las proezas que realiza.

A Danny DeVito le gustaría volver al teatro pero no le gusta planificar, es más de tomar las cosas como le vienen y vivir el momento, pero sí le preocupa el mundo que les vamos a dejar a nuestros hijos. De hecho, aprovecha el simple acto de beber un vaso de agua para reivindicar lo siguiente: “Tenemos que ser conscientes de lo que hacemos en el momento. Por ejemplo, de la importancia que tiene este simple vaso de agua. Vengo de un país que ha dado la espalda al calentamiento global y esperemos cambiar eso en las próximas elecciones”.

Como importante también ha sido su labor como actor y director en películas como La guerra de los Rose, Hoffao Tira a mamá del tren, como productor de películas tan conocidas en el cine reciente y tan diversas como Erin Brockovich, que fue candidata al Oscar como mejor película, Pulp Fiction y Gattaca. O como actor, director e incluso guionista en Matilda. ¿De qué no es capaz Danny DeVito?

Nora Askagorta

 

Patrocinadores Oficiales:
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones

Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar