Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 66 Edición 2018  > Diario del Festival > Casi DeVito
Diario del Festival » Premios Donostia
Casi DeVito
Sábado, 22 de septiembre de 2018

Quedé con el señor DeVito en la cafetería Ceilán, donde quizá sirvan el mejor café con leche, con leche templada en vaso de tubo, del mundo. Una simple ojeada me bastó para localizarlo arrellanado en uno de los bancos del fondo. Me dirigí hacia allí con paso firme, pero al llegar me di cuenta de que lo divisado era un montón de abrigos. «¡Ey, colega!» oí a mi espalda y al girarme, en un taburete acodado en la barra, encontré esos ojillos vivarachos, esa sonrisa socarrona tan inconfundibles: mi primo Juanra.

—¡Pero primo! ¿Qué haces aquí, primo? Tienes más cara de tonto que de costumbre ¿buscas a alguien? —soltó, fiel a su estilo, como si fuera una metralleta.

—Busco a Danny DeVito, tengo que hacerle una entrevista.

—Danny DeVito, ¿Qué Danny DeVito?

—Qué Danny DeVito va a ser... ¡el actor!

—Hombre, te podías referir al Danny DeVito que tenía una ferretería que hacía chaflán.

—No Juanra, ese hombre “se parecía” al actor.

—Se jubiló y cerró la ferretería, el hijo no estaba hecho de la misma pasta que el padre...

—Gracias —dije interrumpiéndole— Voy a ver si lo encuentro.

—¿A cuento de que le vas a entrevistar?

—Porque le dan el Premio Donostia.

—¿Por? —preguntó, el muy gilipollas, como dudando de sus méritos.

—¿Cómo que por? Es un actor genial, dotadísimo para la comedía ¡obvio! pero también con carácter suficiente como para asomarse al drama: Alguien voló sobre el nido del cuco, Los gemelos golpean dos veces... y tantas y tantas otras. Eso en su faceta como actor, pero es que ha dirigido obras maestras como Smoochy, Tira a mama del tren o La guerra de los Rose; una comedia negrísima con uno de los mejores finales de la historia. Y además ha producido maravillas como Man on the moon, Erin Brockovicho Pulp fiction...

—Yo esa película no la entendí, está desordenada...

—O ¡Gattaca!

—También la ví y me decepcionó, no salía ninguna gata gigante.

—Bueno, mira Juanra —concluí hastiado— te tengo que dejar, el señor DeVito estará al caer y no quiero seguir oyendo tus gilipolleces.

—Coño, este fue el que hizo también una de Batman ¿No?

—Si —dije con los ojos como platos intuyendo que mi primo iba a soltar una de sus bombas.

—Pues efectivamente estaba aquí hace quince minutos pero macho, le he abrazado felicitándole por su papel de Joker y el tío se ha ido corriendo mascullando no sé qué movidas... ¡vaya un tío raro! ¿Quieres un café con leche, con la leche templada, en vaso de tubo?

Joaquín Reyes

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar