Patrocinador
Oficial
Media
Partner

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 66 Edición 2018  > Diario del Festival > El arte de reciclar
Diario del Festival » Perlak
El arte de reciclar
Jiang Hu Er Nv / Ash Is Purest White
Jueves, 27 de septiembre de 2018

Jia Zhang-ke, el cineasta chino más reconocido internacionalmente de la actualidad, se ha convertido en el cronista del cambio que ha experimentado la sociedad china en los últimos veinticinco años. Pero el cine de Jia Zhang-ke poco tiene que ver con la propaganda gubernamental y los mensajes triunfalistas. Su mirada siempre se dirige a lo que ocurre en la trastienda del crecimiento económico, a las personas a las que no les alcanzan los efectos del boom o a las víctimas que se quedan por el camino.

Y en Ash Is Purest White, aunque sus relaciones con el gobierno y la censura de su país hayan mejorado, lo vuelve a hacer. A través del recorrido vital de su protagonista y su relación con el hombre de su vida, nos ofrece una crónica sobre la evolución de China en el siglo XXI; a través de Qiao, la hija de un líder sindical y novia de un mafioso local, el magnífico personaje que le regala Jia Zhang-ke a su compañera y musa Zhao Tao y que esta aprovecha a la perfección. Una mujer en un mundo de hombres que pasa de la efervescencia y la ilusión de la juventud a la resignación de la madurez, con una interpretación sutil construida a base de gestos, de formas de mirar y de maneras de moverse en el mejor trabajo de su carrera.

De forma similar a como hiciera Michael Haneke en Happy End, Jia Zhang-ke construye Ash Is Purest White partiendo de elementos de películas anteriores de su filmografía. Retomando personajes, localizaciones o estructuras dramáticas que resultan familiares a los seguidores del director chino. Buscándoles nuevos significados, complementándolos o simplemente utilizándolos como guiño para sus seguidores. Pero esta no es una secuela. No es necesario haber visto la filmografía del director chino para seguir la trama y disfrutar del film.

Ash Is Purest White está estructurada en tres partes correspondientes a tres tiempos concretos y definidos de la biografía de su protagonista y de su relación con el hombre de su vida. Como en Más allá de las montañas. En la primera parte vuelve a los edificios y las localizaciones en los que rodó Unknown Pleasures, con una trama ambientada en los bajos fondos de una ciudad de provincias que podría estar sacada de Un toque de violencia. El segundo tramo completo parece una actualización de Naturaleza muerta. El personaje protagonista surge de la conjunción de los que la propia Zhao Tao interpretaba en Unknown Pleasures y en Naturaleza muerta. Jia Zhang-ke reutiliza todos estos elementos, los recicla y en una demostración de su inteligencia y talento, crea algo nuevo, excitante y emocionante. Con Ash Is Purest White, Jia Zhang-ke vuelve a la sutileza, la melancolía y la sensibilidad que había abandonado en sus últimas películas.

Carlos Elorza

 

Patrocinador Oficial
Media Partner
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones
Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar