tve movistar+
Patrocinadores
Oficiales
65 Festival de San Sebastián
22/30 Septiembre 2017 - #65ssiff

cerrar
Rellena este formulario con tus datos para acceder a los contenidos reservados a usuarios registrados.
Pincha aquí
¿No recuerdas tu contraseña? Pincha aquí

cerrar


Aún no has validado tu email. Te hemos enviado un correo electrónico, debes pinchar el enlace adjunto para validar su cuenta.

Estás en: Portada > 68 Edición 2020  > Diario del Festival > Wollner: “Me interesa el cine que explora lo onírico"
Diario del Festival » Zabaltegi-Tabakalera
Wollner: “Me interesa el cine que explora lo onírico"
The Trouble with Being Born
Viernes, 25 de septiembre de 2020

Tras recibir en la Berlinale de este año el Premio del Jurado de la sección Encounters, la austriaca Sandra Wollner recala en Zabaltegi-Tabakalera con su segundo largometraje, The Trouble with Being Born, la historia de una niña androide con recuerdos que le son programados, y que no son sino  os de otras personas que desaparecieron y significaron algo para los propietarios del robot.

¿Podría decirse que esta es una película sobre los recuerdos y la memoria?

Es una película acerca de los recuerdos y acerca de si existe una verdadera diferencia entre los recuerdos reales y los recuerdos inculcados. Además, el cine es memoria, y por lo tanto, esta película es también una reflexión sobre la memoria del cine. Al fin y al cabo, todo lo que hemos visto en el cine, sus personajes, sus situaciones, son como fantasmas.

En la segunda parte, la película cambia de escenario, y aparece el personaje de la anciana. Creo que aporta algo especial. ¿Puede hablarme un poco de ese personaje?

Ella es una gran actriz austriaca (Ingrid Burkhard), para mí ha sido todo un honor trabajar con ella, y estuvo implicada en el proyecto desde el principio. Me pareció muy interesante que este personaje se reencontrara en su vejez con su hermano fallecido de niño, y que ella rejuveneciera, que se transformara su estado mental, que se volviera a comportar como una niña de nuevo.

Las atmósferas son muy importantes en la película y en buena medida sustituyen a los diálogos. ¿Concibe el cine más por el poder de la imagen que el de la palabra?

Sí, pero no como un dogma. Personalmente me gusta una amplia variedad de películas, por supuesto muchas con diálogos maravillosos, pero ahora mismo es cierto que me siento especialmente interesada por lo que podemos llamar ‘preverbal’, lo que ocurre antes de ser visto, en el inconsciente, en el sueño. Algo esencial en el cine es que cuentas con la imagen para mostrar algo que se asemeja a un sueño y que ocurre antes de que se hable. Me interesa mucho lo que está antes de que aparezca la palabra.

¿Por qué una niña robot? ¿De dónde nació la idea?

Al principio estaba escribiendo un guion diferente en el que no había ningún androide, era sólo una niña, pero quería que se escondiera su perspectiva humana, aunque suene absurdo, y un amigo dijo en broma que fuera un robot. Entonces cobró sentido.

La ciencia ficción al final siempre tiene un mensaje humanista. ¿Le interesa el género?

Sí, pero obviamente en esta película es una excusa. Mi interés principal era la narrativa que quería emplear, no la ciencia ficción. Aunque sí hay un título del género que me ha influido mucho: Under the Skin (Jonathan Glazer). Y luego Bresson, especialmente Al azar de Baltasar.

¿Cómo te gustaría encaminar tu propio cine?

Me interesa el cine que explora lo onírico. Un cine poco verbal. Terrenos en los que te sientes confuso y perdido. Al menos actualmente. Por supuesto, manteniéndome siempre con curiosidad.


Gonzalo García Chasco

 
MONTSE CASTILLO
MONTSE CASTILLO

Patrocinadores Oficiales:
Colaboradores Oficiales:
Instituciones Socias:
© Donostia Zinemaldia | Desarrollado por: Yo Miento Producciones

Esta web utiliza cookies propias y externas para ofrecerte una mejor experiencia como usuario. Más información Aceptar